Amor con sabor a ron

Una tarde con sabor a mucho amor, ron (y del bueno) y sobre todo fotos. Ron del que se destila en una fábrica situada en la isla de Gran Canaria. Concretamente en el municipio de Arucas. Ahí está esta la fábrica de Ron Arehucas con más de 130 años de historia y muchos encuentros en torno a su bodega que visitan miles de personas cada año. Como protagonista Selene y Armando. Dos jóvenes naturales de Las Palmas de Gran Canaria que decidieron tener un encuentro después de dos años sin tener ningún contacto. Las paredes de la bodega, "pedían a gritos", que en ella se produjeran abrazos, caricias y besos. Y justo cuando daban por perdido su amor, se reencontraron aquí, en la vieja fábrica de ron. Y así fue transcurriendo la tarde, entre besos y abrazos de los que se podían interpretar el respeto mutuo y el gran cariño que hay entre dos chicos, llamados a quererse con el paso del tiempo. A estar juntos.

Las condiciones lumínicas no fueron para nada las mejores, puesto que por un lado teníamos la claridad del día, mientras por el otro, era el color amarillo tungsteno que a su vez dotó la sesión de fotos de calidez con una notable predominante. Después de mucho probar, y casi sin darme cuenta, ahí estaban ellos, hablando sobre todo este tiempo pretérito. Sobre la cantidad de ocasiones en las que han dejado escapar cada uno por su lado, la oportunidad de volver a encontrarse. Para ser justo, no sabía por donde podía ir este "experimento social", pero algo dentro de mí me decía que lo intentara por todos los medios. Como se suele decir, cada sentimiento es hijo de su padre y de su madre, y en este caso, no iba a ser menos. 

La sensación que recorrió mi cuerpo como fotógrafo de bodas de Las Palmas, fue algo difícil de narrar. Tenía delante otra nueva oportunidad de contra un historia de amor en Gran Canaria. El resto forma parte de su historia.



Agradecimientos muy especial a SHō Model Management y a Ron Arehucas por ayudar a que todo esto fuera posible.